Tu carro

 x 
shopping cart Carro vacío

Login

Si ya está registrado introduzca su nombre de usuario y su contraseña

Medios de pago

Payment Methods

Síguenos en

logo-google-plus

logo-twitter

Pagarés: Características, normativa y normalización

El pagaré cambiario es un documento que, con la introducción del pagaré de cuenta corriente, ha adquirido gran popularidad desde su normalización por parte de las entidades de crédito, que impulsaron su uso en sustitución del cheque postdatado desde la promulgación de la última Ley Cambiaria y del Cheque en 1985, que lo regula (arts. 94 a 105). Los pagarés pueden estar emitidos también en otros formatos, de los que existe uno normalizado, cuyo uso cada día es menor pues poco a poco se impone el pagaré de cuenta corriente. Las entidades bancarias sólo aceptan los dos formatos normalizados que veremos más adelante para su cobro por el circuito bancario.

El pagaré, ya sea de cuenta corriente o con otro formato normalizado, es un título cambiario, pagadero a su vencimiento, y que representa de forma autónoma y abstracta una deuda.

Las características del pagaré son las siguientes:

  1. La denominación de pagaré en el idioma empleado para su redacción.
  2. La promesa de pagar una cantidad de dinero.
  3. El vencimiento en que se pagará. Si falta el vencimiento se considerará pagadero a la vista.
  4. El lugar en que se efectuará el pago, que al tratarse de un pagaré de cuenta corriente será una cuenta abierta en una entidad de crédito.
  5. La persona a la que se efectuará el pago o a cuya orden se habrá de efectuar.
  6. La fecha y el lugar en que se firme el pagaré.
  7. La firma de quien emite el título.

Normalización del pagaré

La normalización del pagaré recoge todos estos aspectos, y como ya hemos dicho existen dos modelos, uno para su uso cuando se trata de emitir pagarés que cumplan función de giro, y otro el pagaré de cuenta corriente. Esta clasificación de los modelos es engañosa, puesto que los pagarés de cuenta corriente de hecho son títulos cambiarios y de igual forma son susceptibles de cumplir función de giro, es decir, son pagarés en todo caso, y por tanto sólo difieren en el modelo que se utiliza, ya que no existe un modelo oficialmente aprobado, como ocurre con la letra de cambio.

El pagaré de cuenta corriente es muy similar a un cheque, y, de hecho, se gestiona en los mismos circuitos interbancarios que éstos por regla general, aunque podría tramitarse como efecto de comercio, como de hecho ocurre algunas veces, sobre todo cuando se descuentan. El pagaré normalizado o de empresa como realiza función de giro siempre se tramita como efecto de comercio. A continuación pueden verse los diferentes modelos:

Pagare giro

 

Diferencias del pagaré con la letra de cambio:

El funcionamiento de un pagaré es muy similar al de la letra de cambio, remitiendo su propia regulación a la normativa aplicable a aquélla en la mayor parte de los extremos. Las diferencias que podemos apreciar entre ambos títulos son las siguientes:

  • No existe un modelo oficial de pagaré, como el de la letra de cambio, por lo que se expedirán en los modelos normalizados por las entidades de crédito.
  • No siempre tributan por el IAJD, a diferencia de la letra que al incluir el timbre en el modelo siempre tributa.
  • En el pagaré la figura de librador y librado se fusiona en la de firmante del documento.
  • El pagaré es iniciativa del deudor, mientras que la letra quien la pone en circulación es el librador, que es el acreedor.

Diferencias del pagaré de cuenta corriente con el cheque:

El cheque y el pagaré de cuenta corriente son dos instrumentos de apariencia muy similar, pero que encierran grandes diferencias.

  • El cheque es pagadero a la presentación al pago independientemente de su fecha de emisión, y el pagaré en el vencimiento marcado, salvo que tenga vencimiento a la vista, lo que no es práctica común en la emisión de estos documentos.
  • En el cheque el librado es una entidad de crédito, mientras que en el pagaré se confunden librador y librado en el firmante, siendo la entidad de crédito simplemente el domicilio de pago.
  • El plazo de presentación del cheque es más dilatado que en el pagaré (El plazo de presentación al pago del pagaré es el mismo que el de la letra de cambio, es decir el día del vencimiento o los dos días hábiles siguientes, mientras que el plazo en el cheque es de 15 días contados a partir de la fecha de emisión).
  • El plazo de prescripción del cheque son 6 meses, mientras que en el pagaré es de 3 años.
  • El cheque puede revocarse transcurrido el plazo de presentación (15 días hábiles), mientras que el pagaré no es revocable.
  • En el cheque es más infrecuente la práctica de los endosos, ya que es un medio de pago cuya vida es corta, mientras que el pagaré se presta más a ser endosado al tener fijado un vencimiento futuro y permitir el endoso movilizar la deuda cancelando mediante el mismo las que pueda haber contraído el tenedor. No obstante, los dos documentos son endosables, salvo que lleven la cláusula no a la orden.
  • El cheque se puede conformar, mientras que en el pagaré no hay prevista esta diligencia.

 

Comentarios   

 
0 #5 Erika Mustermann 15-02-2014 17:31
hola el pagare es una responsabilidad
Citar
 
 
0 #4 alvaro navarro 18-01-2014 19:09
seria mejor que colocaran los tipos de pagare
Citar
 
 
0 #3 alicia 26-11-2013 14:02
bien
Citar
 
 
0 #2 Alicia 15-11-2013 08:13
Al fin de cuentas el que cobra un pagaré esta cobrando su trabajo realizado y no es justo que si el que da un pagaré y no lo paga en su día el trabajador que ha cobrado su trabajo sea el que tenga la deuda con el banco. Eso solo pasa en nuestro país, porque eso es como dar un cheque sin fondos!!
Citar
 
 
0 #1 arely 21-10-2013 22:43
mmmmmmmmmmmmmmm mmmm que interesante :B
Citar
 

Escribir un comentario


top